El Principal Error en Tu Estrategia de Empleo

Share

¿Por qué fracasan algunas estrategias de búsquedas de empleo? Los motivos pueden ser variados. Pero si nos ceñimos al aspecto meramente estratégico el fallo más frecuente y lapidario es casi siempre el mismo: enfocarse uno en su objetivo personal en lugar de abrazar y hacer propio el objetivo empresarial de quien le contrataría.

Ya lo afirmó Steve Jobs en el famoso discurso de graduación de la Universidad de Stanford, diciendo algo así como: “Si no trabajas para tus sueños, acabarás trabajando para los sueños de otros”.

No hay nada malo en ello. Lo único es que hay que reconocerlo. Si buscas trabajo, ten claro y asumido que te convertirás en el ingrediente de la organización que otros habrán montado para lograr sus objetivos. Asúmelo. Por tanto, deja de lado tus objetivos personales y ponte a trabajar para los corporativos: si no logras ser capaz de transmitir esa prioridad, será entonces muy difícil que te contraten, salvo que otros lo hagan peor que tú.

Esto no significa que tengas que renunciar a tus objetivos personales y anularte en pro de otros ajenos, sino que al menos, seas capaz de demostrar que para ti, en la etapa vital en la que te encuentras, tu objetivo personal pasa por una labor de contribución a los objetivos de la empresa para la que te interesa trabajar.  Por ejemplo, puedes perseguir  el  sueño de ser auditor de cuentas pero, mientras, asumir que trabajar para esa cafetería y contribuir a su crecimiento, te permitirá disponer del dinero necesario para cursar el master que necesitas. Por esta razón, solo te falta demostrar que ese trabajo te interesa, y esforzarte para hacerlo de una manera excelente con el fin de que se mantenga y te permita tener la estabilidad financiera que necesitas.

No es más que la demostración de una actitud altruista que un seleccionador/a jamás entendería de otra manera, puesto que en caso contrario se acabaría planteando: si a esta persona le interesa más su propio objetivo personal en lugar de contribuir al nuestro ¿Por qué no emprende para intentarlo?  ¿Será tan cobarde de no atreverse pese a desearlo? ¿De qué me sirve contratar a una persona que no es capaz de luchar para lo que desea? ¿Si no es capaz de luchar para lo suyo, que motivación tendrá entonces para luchar para lo nuestro?

Demasiadas dudas…

Sin embargo, muchas veces  observo a personas que ante un encuentro con un empresario o reclutador, en lugar de hacer preguntas inteligentes para escuchar, obtener información con el fin de estudiar de qué manera pueden contribuir a que esa persona o empresa se enriquezca y prospere gracias a su aportación, centran su atención en  querer manifestar su objetivo profesional, “darse a conocer”, y hacer preguntas para valorar si la empresa o persona que tienen delante cumplirán sus objetivos profesionales. Personas que ante la fatídica pregunta: ¿Qué esperas de la empresa para la que trabajarías? Centran su respuesta en lo que les gustaría recibir: buen trato, posibilidades de crecer, que se les considere, ect. Estas personas olvidan que ante todo son ellos quienes primero han de demostrar de estar a la altura de todo eso para recibir los frutos de su inversión.

Esto es lo que pasa cuando simplemente “se busca trabajo”.

Nos olvidamos que las empresas no son ONG. Su función no es “dar trabajo” de manera altruista y gratuitamente por amor a la ocupación de las personas,  sino crear bienes que contribuyan a la mejora de la sociedad y satisfagan las necesidades de las personas que están dispuestas a pagar por ello. Para ello necesitan de personas capaces de contribuir a ese valor.

Por esta razón hemos de olvidarnos de ser “buscadores de trabajo” para reinventarnos como “contribuidores de valor”.

En los programas que gestiono para el SEF, Talento en Acción y 100x100Activación centramos precisamente el trabajo en ayudar a las personas a dejar de buscar trabajo, e iniciar a realizar propuestas de valor orientadas a captar información, conocer y estudiar a las empresas para ofrecer ideas y aportaciones que contribuyan a su crecimiento.

Roberto Crobu

 

Share

Nadie ha comentado.

Puedes dejar tu comentario

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com