La gran mayoría de las veces, la frustración y el malestar debidos al no conseguir lo que nos proponemos son producidos no tanto por el hecho de no ser capaces de conseguirlo o haber tenido mala suerte, sino por no haber sabido definir ese objetivo adecuadamente y de manera “sostenible”...