¿Qué Condiciones Tiene?

Share

El mayor compromiso que implica contratar a un Coach es el compromiso que una persona adquiere consigo mismo y con el camino que va a iniciar. Este camino suele tener claro el punto de partida, y las partes suelen definir qué es lo que desean encontrar al final del mismo.

Aún así el camino puede resultar imprevisible y mostrar a las partes nuevas facetas, detalles y acontecimientos no previstos inicialmente. Estos acontecimientos no tienen por qué ser necesariamente buenos o malos, pero siempre serán útiles para el proceso.

La mejor con la que enfocar un proceso de Coaching desde el lado del cliente es la de estar abiertos al descubrimiento de uno mismo y al aprendizaje que puede suponer asumir nuevos enfoques ante la vida y los problemas o retos que pueda suponer.

En Öptima Coaching sugerimos a nuestros clientes abandonar el juicio de “bueno” o “malo”, y asumir el significado de “útil” para cada una de las experiencias que forman parte del proceso.

En el momento en que un cliente de Öptima llega a plantearse qué es lo que puede sacar de útil de una experiencia o una nueva toma de consciencia hacia sí mismo/a o hacia su problema/reto, independientemente de lo positivas o negativas que pueden resultar para él sus consecuencias, el mismo cliente se suele encarar con más facilidad el objetivo a conseguir, y sacar el mejor provecho del proceso de Coaching y de la ayuda de su Coach.

Asumir este rol o esta actitud puede implicar varias cosas añadidas:

  1. Que el Cliente firme un acuerdo consigo mismo en el que se compromete a realizar el proceso.
  2. Que el Cliente y el Coach firmen una declaración de intenciones en la que dejen claras las expectativas de cada uno en este proceso. Dicho pacto no suele tener efectos comerciales ni implicar la sunción de obligaciones económicas o contractuales por ambas partes: no es un acuerdo mercantil, sino un pacto de buenas prácticas .
  3. Que se establezcan las “reglas del juego” entre Coach y Cliente, es decir que se detallen con exactitud las condiciones económicas y mercantiles de la colaboración. Este acuerdo suele detallar varios asuntos:
    1. Las funciones y tareas de cada una de las partes.
    2. Los derechos del cliente y del profesional que le atiende.
    3. Las condiciones bajo las cuales la relación comercial puede mantenerse.
    4. Las condiciones o cláusulas que pueden dar lugar a que la relación comercial se rescinda, por cada una de las partes.
    5. Horario, duración y frecuencia de las sesiones.
    6. Precio de las sesiones.
    7. Como tratar faltas de asistencia o eventuales retrasos de las partes a las sesiones.
    8. Servicios añadidos que puede implicar el Proceso de Coaching (consultas por teléfono, atención a mails y consultas entre citas, disponibilidad 24 horas, etc.) y eventual precio.
Share

Los comentarios estn cerrados.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com